Sobre la experiencia de colaboración en el proyecto Quilombo

Sobre la experiencia de colaboración en el proyecto Quilombo

Ha pasado mucho tiempo (año y medio) desde aquel taller de diseño y construcción colaborativa del mobiliario para el proyecto Quilombo en el que participó muy activamente Proyecto áSILO.

Acontecimientos recientes, como la apertura de este espacio el pasado Diciembre, y un próximo PECHA KUCHA donde se explicará cual ha sido el proceso de diseño y construcción de este proyecto, hacen que tenga sentido volver a hablar aquí de esto, sobre todo porque nunca contamos cómo fue nuestra colaboración. Lo que sí hemos ido contando ha sido los productos y servicios derivados de haber realizado este taller de la forma en que fue planteado.

En la siguiente presentación contamos cómo fue el proceso y los resultados de dicho taller, así como el porqué de realizarlo, es decir, el porqué de, ante un encargo que un cliente (Sergio Saura Javaloyes) realiza a una de las colaboradoras de Proyecto áSILO (la que escribe este post), ésta decide plantearle realizarlo a través de un taller colectivo-formativo.

[slideshare id=31761360&style=border: 1px solid #CCC; border-width: 1px 1px 0; margin-bottom: 5px; max-width: 100%;&sc=no]

El por qué se explica en la presentación, pero quiero remarcarlo aquí: Para hacer de esta casa en ruinas un asunto colectivo antes de abrir físicamente, ya durante el proceso de diseño y construcción, que además en este caso, se preveía largo.

Y ¿Cómo? comunicandolo, compartiendolo, creando un entorno que permita la interacción, la colaboración, la diversidad de puntos de vista, de personas afines, ya sea porque se identifiquen en algo con este proyecto, porque les aporte algo esta colaboración, por amor o porque es una manera inteligente de hacer las cosas, consiguiendo que más personas, con todos sus conocimientos y habilidades, se quieran implicar en lo que estás haciendo.

Los procesos colaborativos no son un camino de rosas, es fácil cometer errores, no saber gestionar los conflictos que suceden cuando algo se hace público o colectivo…pero ya hay muchísimos ejemplos de que los entornos que más han innovado en este siglo han sido los que han sabido crear procesos que hicieran posible la colaboración. El ejemplo más paradigmático y más usado es el de la comunidad Linux.

Así que, cuando proponemos talleres de diseño y construcción abiertos, como proceso de producción de un encargo, creo que debemos saber explicar con claridad las razones de peso. Es un proceso que proponemos porque hace posible que más inteligencias, saberes y habilidades, se impliquen en un proyecto, y por tanto las posibilidades de innovación (de encontrar una solución para un problema que desconocíamos antes de empezar) son más posibles.

Es también una forma de desarrollar la cultura material que el sociólogo Richard Sennet considera fundamental para la supervivencia, sostenibilidad, de la sociedad:

“Dejar que la ““gente reconozca el problema”” una vez terminado el trabajo, significa confrontar a las personas con hechos habitualmente irreversibles en la práctica. El compromiso debe comenzar antes y requiere una comprensión mayor, más elaborada, del proceso por el cual se pasa mientras se producen cosas, un compromiso más materialista”

El Artesano, Richard Sennet

Así que una manera de desarrollar tanto la cultura colaborativa como la cultura material sería a través del formato taller colectivo. Curro Claret habla en este video sobre su confianza en estos procesos, en la capacidad de que un tipo de formato de taller fomente la creatividad individual y colectiva, mucho más que dentro de cadenas de producción muy rigidizadas:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=FflbIAsT5Mo]

Los resultados del taller que realizamos para el Quilombo son piezas de mobiliario de una gran calidad, originalidad y diversidad, que era lo que se buscaba. Estoy convencida de que no hubiese sido posible que surgiera algo así únicamente desde el trabajo mío y de Sergio, y menos en el tiempo en que se realizaron. Evidentemente para cada tipo de taller, así será el perfil de participantes, colaboradores, alumnos, maestros que se busque. Esto ya formará parte del diseño del proceso del taller.

El diseño de procesos, es uno de los fundamentos del Design Thinking, que lo considera la vía para la innovación en lo que estás haciendo, desde productos a servicios a proyectos sociales. Por eso en el PECHA KUCHA lo que quiero exponer es el PROCESO DE DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN DEL QUILOMBO, el proceso completo porque la colaboración en mi caso existió antes y después de dicho taller.